Anotaciones

Qué difícil es escribir cuentos de navidad

Drunk Santa

El «clásico cuento de navidad» se considera un subgénero cursi, insoportablemente meloso: una mezcla muy restrictiva de elementos que da únicamente para historias de dulzura, «amor» universal y religiosidad boba. Hay que evitar escribir una narración así siempre, y más aún cuando realmente te han encargado escribir un cuento de navidad.

Pero lo cierto es que el «cuento de navidad clásico», como también podríamos llamarlo, ya está en declive y no es el subgénero más abundante entre quienes escriben sobre estas fechas. No: «el cuento de navidad moderno», y mucho más popular, es el subgénero formado por todos los textos que intentan evitar la cursilería del cuento de navidad clásico, en especial si su modo de lograrlo es creando ambientes sórdidos y episodios dolorosos protagonizados por personajes brutales, degradados, miserables o todo a la vez.

(Otro error de nuestra época es creer que un autor es transgresor si muestra violencia y sufrimiento del modo más explícito y cruel posible. «La realidad sin tapujos», dicen sus partidarios, como si internet no existiera.)

Así que tampoco un cuento de navidad moderno. Ni un cuento de navidad pretextual, como aquel (por demás) tan bello de Paul Auster, en el que la fecha es al fin una excusa para hablar de alguna otra cosa. Ni un metacuento navideño, que trate de alguien intentando escribir un cuento navideño. (Los metacuentos, del tipo que sea, son un ejercicio de secundaria.)

¡Qué difícil es idear siquiera un cuento navideño que no caiga en alguna de esas categorías! La mayor parte de la gente se resigna a no intentarlo, a repetir lo que ya han escrito miles. Pero no todos: de algún modo, más pronto que tarde, algo distinto tendrá que ocurrírseme.


Han aparecidos dos artículos nuevos (míos): uno acerca de El irlandés de Martin Scorsese en mi columna de Literal Magazine, y otro acerca de El Aleph de Borges en el sitio de Nexos. En el primero comparo a la película con otras obras que se suponen «de vejez» y me pregunto qué sentido tiene algo así en la era de la Marvel, en la que ninguna propiedad intelectual se acaba nunca. El segundo es una lectura «presentista» de los cuentos borgesianos, es decir, preguntándose si tienen algo que decir sobre los temas de nuestro presente, tan corto de miras. Y sí, por supuesto. (Gracias a Rose Mary Salum y Álvaro Ruiz Rodilla.)

Publicado por Alberto Chimal

Escritor mexicano | Mexican writer

Un pensamiento sobre “Qué difícil es escribir cuentos de navidad”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.