Un anuncio del futuro

Este es un anuncio del futuro: llegó hoy a casa. Es mi ejemplar de prueba de The Most Fragile Objects, mi primera novela traducida al inglés. Es Los esclavos –por si alguien de ustedes la conoce en su versión en español–, aparecida en 2009, es decir, cuando iba a comenzar esta década. La tradujo George Henson, la editó Michele Rosen y la publica Katakana Editores, el proyecto animado desde la ciudad de Miami por Omar Villasana.

Es, pues, un trabajo de amigos: «a labor of love», como dice George.

Esta década fue muy, muy difícil, y no me deja un buen sabor de boca en lo general. Muy alcontrario, deja recuerdos de padecimientos, desgastes, desilusiones. En esto me parezco a muchísimas personas en el mundo –quizá a la mayoría–, y por supuesto los problemas verdaderamente grandes, desde los años numerosos de la violencia en mi país al odio y la destrucción que parecen levantarse por todas partes en el planeta, importan mucho más que las tribulaciones individuales.

Pero aquí, en casa de ustedes, hay ahora –además del cariño íntimo, del calor y la resolución de la familia que somos, y de la que no hablaré aquí– al menos un motivo para creer que una historia que es importante para mí (para quien creo ser) no ha concluido todavía. Acaso este libro encontrará sus lectores en esa otra lengua y ese nuevo país.

Y acaso no, por supuesto: tal vez nada sea verdad y la historia en la que estoy pensando se acabó hace muchos años. Pero eso es la esperanza: la posibilidad de creer que el punto final sigue en el futuro.

Que así lo puedan ver ustedes y que (como digo siempre) el año por comenzar sea mucho mejor de lo que esperan.

2 comentarios sobre «Un anuncio del futuro»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.