Especiales

Fuentes de una historia de Batman

Detalle de una página de "Funeral" en Batman: El mundo. Ilustración de Rulo Valdés

Algunas personas me han preguntado de dónde salió la idea para «Funeral», la historia de Batman cuyo guión escribí y se publicó el mes pasado en la antología Batman: El mundo.

La respuesta a semejante pregunta nunca es simple, porque ninguna historia «sale» realmente de ningún sitio (o no de uno solo). El proceso siempre es más complejo, y por lo mismo más interesante. Pero las historias sí tienen fuentes: inspiraciones conscientes o inconscientes que influyen en el trabajo creativo.

Aquí hay una lista de influencias de mi trabajo en «Funeral». A algunas las tuve en cuenta muy conscientemente; en otras he tenido que pensar ahora, con detenimiento, para darme cuenta de que también estaban ahí desde el comienzo, pero no como parte de ningún proceso consciente.

En la lista hay uno o dos pequeñísimos spoilers de «Funeral».

1. Tradiciones y Leyendas de la Colonia

Este cómic fue una fuente infalible de sustos durante toda mi infancia: una serie mexicana de historias de terror, presuntamente basadas en antiguas leyendas, que duró veinte años (1963-1983) y publicó ¡más de 1,400 números! Parte de su encanto era la mala calidad de su impresión, que daba a sus páginas el aspecto de algo antiguo, sórdido. La idea de La Atormentada: el simulacro de un personaje prehispánico, a la manera de La Llorona, tiene todo que ver con las invenciones de los guionistas de Tradiciones y Leyendas.

2. La noche

La obra de Francisco Tario (1911-1977) es una de las más importantes de la literatura de imaginación en México, y su primer libro, La noche (1943), fue un clásico de culto que, rescatado a principios de este siglo, ha influido ya en más de una generación de escritoras y escritores. Yo aprendí mucho de cómo encontrar el aspecto inquietante de entornos cotidianos –como los del centro de la Ciudad de México– en cuentos de ese libro como «La noche del féretro», «La noche del loco» o «La noche de los cincuenta libros«. En este artículo escribí acerca del legado de Tario y de una antología reciente de su obra.

Un ejemplar de la primera edición de La noche, publicado por Antigua Librería Robredo. Obsérvese la ilustración de la portada

3. Muerte en el bosque

Amparo Dávila (1928-2020) es otra gran escritora mexicana: igual que Tario, pasó largos periodos en los márgenes de la literatura nacional, pero hoy ha sido recuperada y elevada como una de nuestras grandes cuentistas. Además, es indiscutiblemente la gran figura de la literatura de lo extraño y lo inquietante contado desde una perspectiva femenina. Esa perspectiva, que se manifiesta en el idiolecto de sus personajes, en lo que dicen y callan de sus experiencias individuales, está muy en el fondo de la creación del habla espectral de La Atormentada, que se contrapone a los pensamientos de Batman en «Funeral». Muerte en el bosque es el primer libro de Dávila que yo leí: una compilación de algunos de sus mejores cuentos (y ahora, por cierto, ha sido reeditada por el Fondo de Cultura Económica en su colección 21 para el 21, que se ofrece gratuitamente).

4. Batman: R.I.P.

Escribí en esta nota acerca de esta gran serie de Grant Morrison y Tony Daniel. (Y también, anteriormente, en este artículo de tres partes: 1, 2 y 3.) Esta versión de Batman es de mis favoritas: cerebral, preparado para todo, de gran habilidad como detective, y a la vez en contacto con algo más allá de lo racional.

Hay más, por supuesto. Otras historias de Batman, como La broma mortal de Alan Moore y Brian Bolland o El caso del sindicato químico de Bob Kane y Bill Finger (la primera historia publicada de Batman, de 1939); los cuentos de Edgar Allan Poe y de Arthur Conan Doyle; las novelas Los relojes de Agatha Christie y Siempre hemos vivido en el castillo de Shirley Jackson; algo real que me sucedió de pequeño, en el pueblo de mi abuelo materno, y que probablemente fue una pesadilla. Etcétera.


En cuanto a las influencias visuales de «Funeral», habría que preguntarle a Rulo Valdés –el excelente artista mexicano con quien colaboré en este proyecto–, aunque puedo decir que él ha mencionado, entre sus diseños favoritos de Batman, el de la versión cinematográfica de Zack Snyder, el del videojuego Arkham City, y en especial el de un gran artista de los años noventa, hoy medio olvidado: Kelley Jones. Reconocerán a su Batman por los dobleces y picos de la capa y por las «orejas», largas y puntiagudas como cuernos.

La portada de Batman #516 (1995) ilustrada por Kelley Jones

Por último, más allá de influencias, va la recomendación de un libro: El invencible verano de Liliana de Cristina Rivera Garza. Entre otras muchas obras recientes, ésta –la investigación, por parte de la autora, de la vida y muerte de su hermana, asesinada a fines del siglo pasado– detalla muy bien uno de los temas centrales de «Funeral», que es el de la violencia contra las mujeres, que en México sigue quedando impune en incontables casos de violación, acoso y feminicidio cada año. Nuestra historia no se basa directamente en ningún caso real, pero deseaba tomarlos en cuenta y al menos esbozar uno más: un caso de ficción, de manera creíble. De forma similar, La Atormentada quiere simbolizar el deseo de justicia de muchas mujeres.

Publicado por Alberto Chimal

Escritor mexicano | Mexican writer

2 pensamientos sobre “Fuentes de una historia de Batman”

  1. Marcela Georgina López Hernández dice:

    Alberto. gracias por compartir, es increíble todo lo que puede conjuntarse al momento de escribir una historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.