Anotaciones

El camino

Ayer terminó la clase magistral que doy cada año en Under The Volcano: un proyecto binacional que ofrece clases de escritura creativa, en español e inglés, desde Tepoztlán. En una conversación con una de las participantes salió el tema del proceso creativo, y cómo se le describe. Nos acordamos de los lugares comunes que se utilizan con más frecuencia, a veces por charlatanería aunque más aún por ignorancia: por un deseo sincero de explicar algo que no podemos ver porque está ocurriendo en nuestro propio cerebro. Ya saben:

«La obra se escribe sola». «Los personajes me dicen lo que quieren hacer». «Voy descubriendo el mundo de la novela a medida que lo escribo».

Esas imágenes no me gustan. Pueden sonar bien y seducir a algunas personas –que las interpretan literalmente y piensan que la escritura tiene algo de mágico–, pero no sirven de nada a alguien que quiere escribir porque sugieren que la escritura es un acto pasivo: una especie de trance o estado místico en el que una influencia más allá de nuestra propia conciencia se apodera de nosotros. (Como el hada de la inspiración, que llega y nos dicta, se supone, el texto completo y pulido.)

No es así. No hay ningún sustituto para el propio pensamiento, ni para el trabajo (azaroso, imperfecto) de asentar por escrito al menos una parte de ese pensamiento. Aunque sean menos llamativas, hay que encontrar otras metáforas, al menos para quien quiere escribir y no solamente presumir que lo está haciendo.

En la charla apareció una imagen con muchos usos en las culturas humanas: la del camino, la ruta que nos lleva hacia algún lado, o no, y que en todo caso nos invita a imaginar el movimiento, el traslado de un lugar a otro. Habrá que trabajar en esa metáfora, quizá para un ensayo más largo, pero algo de lo que se me ocurrió en aquella charla puede ser útil.

El proceso creativo, como muchos otros de la mente humana, es uno que está parcialmente oculto de nuestra propia conciencia, porque no podemos ver cómo pensamos a medida que lo estamos haciendo. Pero es nuestro proceso: ocurre en cada uno de nosotros, observamos sus resultados y constantemente intervenimos con toda clase de decisiones conscientes. Es un camino que recorremos a solas, hablando con nosotros mismos y haciéndonos así la ilusión de una compañía que no tenemos: de esa charla ilusoria proviene la escritura. Pero tenemos que estar presentes, conscientes de nuestra presencia, a medida que caminamos.

Publicado por Alberto Chimal

Escritor mexicano | Mexican writer

16 pensamientos sobre “El camino”

  1. Marcela Georgina López Hernández dice:

    Alberto gracias por compartir estas reflexiones, sin duda no es un tema sencillo porque no se ha reflexionado en serio sobre el mismo. Un abrazo para ti y otro para Raquel

  2. Mary Luz dice:

    Muy bueno Alberto y muy cierto. Gracias.

  3. Themis Maya dice:

    Un gran tema, que da para una charla larga, querido Alberto. Qué importante es saber que esas pláticas con nosotros mismos pueden ser momentos de gestación de historias. Saludos afectuosos.

  4. Manuela dice:

    Me encanta lo que comentas, creo que es necesario dejar de romantizar la escritura y desterrar el arquetipo del «poeta torturado» darle la profesionalización que merece al proceso creativo, eso ayuda a generar respeto hacia la labor de escribir y no que siga siendo considerada como un simple hobby, pues como toda profesión o actividad, es cierto que algunos pueden realizarla de forma mucho más fluida y otro debemos trabajar duro, pero todo ello precisamente por la dignificación de esta labor y no como algo que «se hace por hacer».
    Gracias y saludos

    1. Gracias a ti. Precisamente lo que mencionas es muy necesario.

  5. Raúl dice:

    Tu nota es clara. Creo que a lo que se refieren los que «apoyan» que es la inspiración la que dicta, es a esa fase del cerebro en la que está más relajado y en la que muchos escriben mejor.

    1. Bien puede ser. Lo malo es que hay mucho charlatán en la especialidad que dice cualquier cosa rimbombante con tal de encandilar a otros, igual que la gente que vende curas milagrosas. Gracias por leer.

  6. Ferrán dice:

    Me gusta la metáfora, me gusta que implica movimiendo y acción. Tus palabras recordaron el proceso creativo en lo que hago (matemáticas).

    1. Me parece muy interesante el proceso creativo de las ciencias. Muchas gracias por leer el texto.

  7. Miriam dice:

    Coincido con la idea de que una parte en nuestro cerebro es inconsciente y otro consciente y al escribir vas escubriendo esas partes ocultas de tu pensamiento, por eso la escritura es entre tanto una forma de redescubrirse a uno mismo, por eso me gusto mucho la parte en la que dices que es una charla con uno mismo y de la ilusion de una compañia que no se tiene.

  8. Marta dice:

    Maravilloso, me estremece, es parte de lo que a mis 82 años , estoy viviendo, imaginé una vida en estas edades más estable. Pero me siento feliz. Gracias Alberto siempre enriquecedor.

Responder a Manuela

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.