Escritura creativa

La palabra innumerable

scribbles on wall / escritura en la pared
Foto: Jimmy Chan (Pexels.com)

En el cuento «El jardín de senderos que se bifurcan» de Jorge Luis Borges, el relato de un crimen concluye con estas palabras del criminal, que ha intentado justificar o al menos explicar sus acciones:

No sabe (nadie puede saber) mi innumerable contrición y cansancio.

La palabra más sorprendente de esta frase es innumerable. Su significado, según el diccionario, es «que no se puede reducir a número», o «copioso (a)». Esto quiere decir que, dentro de la oración, puede servir más o menos como sustituto de infinito, o de alguna otra palabra de las que serían más habituales para indicar que la contrición y el cansancio del narrador son, de tan enormes, intolerables.

Este detalle de estilo se repite, de diferentes maneras, en muchos cuentos de Borges: la utilización de palabras de significado correcto, pero inusuales, en el contexto en que se utilizan. Con un conocimiento mínimo de los significados de esas palabras, la sustitución puede aceptarse al vuelo sin que deje de parecer desconcertante.

El anterior es uno de los muchos rasgos posibles en la escritura de un texto que no se queda en el nivel más superficial de la comprensión y que podemos detectar mediante la lectura atenta.

Una de las preguntas que más se plantean al empezar a trabajar en la escritura de los propios textos es qué tanto se necesita leer para escribir (respuesta: es imprescindible). Una pregunta posterior suele ser esta: cómo leer un texto ajeno cuando se quiere aprender de él. Parte de la respuesta a esa pregunta es que podemos revisar detalles como el uso borgesiano de la palabra innumerable: hacernos conscientes de que esos rasgos de la escritura existen, de que pueden replicarse, de que pueden integrarse a nuestro repertorio de técnicas o incluso servir de base para alguna nueva innovación.

Publicado por Alberto Chimal

Escritor mexicano | Mexican writer

4 pensamientos sobre “La palabra innumerable”

  1. Angela Corredor dice:

    Hoy se me ocurrió el término «explosivo» para describir un queso holandés. Pensé que sería un estupidez, pero me alegra que el lenguaje tenga la posibilidad.

    1. A mí no se me había ocurrido, pero se me hace apropiado. 😉

  2. Estimado Alberto:

    La palabra inunerable.
    Tu análisis en tus observaciones me parecen interesantes, son agudas. Me invitan a ser más cuidadosa en los detalles del significado de palabras que requieren atención.

    Quedo en espera de tu siguiente mensaje.

    Muchas gracias, por considerarme.

    Saludos a Raquel.

  3. Erick dice:

    Gracias por compartir, espero que te sientas mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.