Preguntas frecuentes

¿Por qué tu taller en línea no es gratuito?

He realizado muchas actividades culturales sin costo –como las publicaciones de difusión en redes sociales o los proyectos que Raquel Castro y yo tenemos en nuestro canal de YouTube– y seguiré haciéndolo. Sin embargo, los talleres que imparto suelen tener un pago, aunque no siempre sea cubierto por quienes se inscriben en ellos. Por ejemplo, en este taller reciente organizado por la UNAM, o en los que suelo realizar anualmente en la Biblioteca de México (como este), las instituciones convocantes pagaron mis honorarios. Esto me parece justo porque así como creo en el valor de compartir, también creo que el trabajo merece ser remunerado. Dado que el taller en línea no cuenta con patrocinio de nadie más, no puedo convocarlo sin costo.

¿Mi proyecto debe estar terminado para participar en el taller en línea?

No. Puede estar a la mitad, en sus primeras etapas o incluso en la fase de planeación. En este último caso, lo que más convendrá trabajar es el planteamiento del proyecto, desde sus líneas generales hasta una primera muestra.

¿De qué extensión debe ser un libro para considerarse novela?

No hay una extensión «oficial», y lo que suelen admitir las editoriales varía mucho de un país a otro. En una nota que se cita a menudo, el escritor Neil Gaiman propone que unas 60,000 palabras es una buena extensión mínima si se está escribiendo una novela para adultos, y 40,000 si se quiere hacer una dirigida a lectores adolescentes. Gaiman lo hace, desde luego, pensando en las exigencias del mundo editorial de habla inglesa –que además es un idioma en el que la longitud promedio de las palabras es más corta que en el castellano– pero sus cifras no están tan lejos de lo que suelen medir, como mínimo, las novelas en los países de Hispanoamérica.


¿Puedes leer mi cuento/novela y darme tu opinión?

Por desgracia, no. En general tengo demasiado trabajo y me es muy difícil apartar tiempo para algo así. Doy cursos y talleres con frecuencia, que se irán anunciando en este sitio, y a veces doy asesorías personalizadas, pero para esto último sería mejor que pidieras detalles enviando un mensaje desde esta página.

¿Puedes presentar mi libro?

Para actividades así tampoco tengo mucho tiempo, lo siento.

¿Puedo enviarte un ejemplar de mi libro?

Sí, pero debo decirte que me tardaré en poder leerlo.

¿Cuándo abres un nuevo taller?

Doy talleres constantemente en diferentes lugares. En este sitio aparecerán las convocatorias a medida que se concreten nuevas fechas, y en estos momentos está abierto un taller en línea.

¿Cuándo das un taller en [cierta ciudad]?

Depende de que me inviten a ir. En general, si me invitan y se puede acordar una serie de fechas y condiciones de trabajo, voy con todo gusto. Si te interesa invitarme a un taller o alguna otra actividad en tu ciudad, puedes enviar un mensaje desde esta página.


¿De dónde sacas tus ideas?

Las ideas para escribir pueden llegar de cualquier parte: de lo que a uno mismo le sucede, de lo que ve en su vida cotidiana, de lo que lee, de lo que sueña. Después viene la tarea de trabajar a partir de esas ideas, que es la parte más interesante y difícil.

¿Te doy una idea para una historia, la desarrollas, la publicas y nos repartimos las ganancias?

Te recomiendo que la desarrolles tú. Si a ti te apasiona y te esfuerzas por trabajarla en serio, saldrá una historia mucho mejor. (Y no tendrás que compartir ganancias con nadie.) 😉

¿Me recomiendas libros para jóvenes?

Aquí hay una lista de recomendaciones de hace algunos años, pero que me sigue pareciendo útil (nota: ya no uso el servicio de Ask.fm). En mis publicaciones aquí y en otros lugares aparecen muchas otras recomendaciones.

¿Tienes algún espacio especial de trabajo / ritual para escribir?

Nada muy elaborado, en realidad. Una descripción (un poco desactualizada, pero válida) de mi espacio está acá. Y esta es una lista de música que suelo usar para escribir (aunque a veces puedo pasar a piezas o canciones muy distintas):

Lista de escritura con música instrumental

¿En qué género clasificas lo que escribes?

La verdad es que no pienso en clasificaciones. Esa es tarea para libreros o encargados de mercadotecnia. Algunas personas dicen que mi trabajo es «ciencia ficción» o «fantasía», por ejemplo, pero he encontrado que lo dicen no necesariamente porque lo crean –en ocasiones no han leído nada ni de ciencia ficción, ni de fantasía, ni siquiera de mi trabajo– sino porque han oído que lo escribo es «raro» o «inusual» y se sienten obligadas a nombrarlo de alguna manera. Me interesa la imaginación fantástica, sí, y eso no es tan usual en México, pero también me interesa la realidad y la vida humana en general, como a cualquier escritor.