Historia de una vida

(Nota: sí, puede haber vidas rutinarias que no sean infelices.)

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

Dolor

(También se puede imaginar como un monólogo interno)

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

Personalidad

Esto es lo contrario, como se verá, de imaginar «a qué objeto» se parece un ser humano

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

Personaje sin personaje

Porque aquello que somos deja una huella en el mundo.

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

Personajes extraños

Un ejercicio de creación. Alternativa para encontrar imágenes: el sitio thispersondoesnotexist.com

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

Personajes soñados

Otro lugar donde «encontrar» ideas y personajes

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

Sentir el cuerpo

Ejercicio de percepción y descripción

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

¿Aleph, dices?

Otro ejercicio borgesiano

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

Dos personajes de Borges

Ayer participé en un conversatorio sobre «El Aleph». Fue en el Festival El Aleph de arte y ciencia que, por supuesto, se llama así por el cuento y el libro de Jorge Luis Borges. En la charla, Rafael Olea Franco recordó el prejuicio según el cual Borges podía describir grandes conceptos filosóficos pero no sentimientos humanos. Mencionó un artículo de Octavio Paz. Repaso ese texto ahora y creo que hay en él cierta malicia, sí, aunque de modo más sutil que lo que escuché ayer y escribo ahora. En cualquier caso, el prejuicio existe.

Y sin embargo, en aquel cuento famoso (como en otros), Borges tiene al menos dos grandes personajes: el pedante Carlos Argentino Daneri, que se roba el papel de su oficina para escribir sus poemas horribles, y el Borges-personaje, que ahora sería llamado un nerd con decoro, incapacitado para las relaciones con mujeres pero jamás abusivo ni acosador, hábil únicamente –por unos pocos momentos– para las venganzas retóricas.

Esta es la primera nota de este nuevo sitio. Les doy la bienvenida.