La novela se presenta en el Palacio de Minería con comentarios de Bernardo Fernández Bef.