¿Qué le ha pasado a la escritura digital?