El animal

Este ejercicio es más difícil de lo que parece…

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

El fisgón

La novela El infierno de Henri Barbusse se escribió a partir de una premisa semejante.

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

La semilla de naranja

(Nota: las grandes narraciones para niños no se hacen así. Este ejercicio va en otro sentido.)

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

Música

(Nota: no se trata de usar una sola vocal en todo el texto. El efecto debe ser sutil: lo que se afecta es la resonancia, la música del texto.)

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

Primer atisbo: La noche en la zona M

https://www.reporteindigo.com/piensa/la-contaminacion-enemiga-de-la-humanidad-libro-alberto-chimal-noche-zona-m/

Ha aparecido la primera entrevista alrededor de La noche en la zona M. Tiene que ver con el argumento de la novela y con el calentamiento global, que es uno de sus temas centrales.

En la conversación salió a relucir una observación que me sorprende, pero no me parece desacertada: ¿por qué la literatura mexicana, hasta ahora, apenas se ha ocupado de ese asunto tan grave para la especie entera?

Gracias a Fernanda Muñoz de Reporte Índigo.

Dolor

(También se puede imaginar como un monólogo interno)

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

Personalidad

Esto es lo contrario, como se verá, de imaginar «a qué objeto» se parece un ser humano

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

¿Qué fue lo que pasó?

Porque un acontecimiento, mirado de cerca, puede transformarse en otro totalmente distinto.

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter

Visionario Levrero

Un artículo de hace unos años en la revista Armas y Letras, donde tengo mi columna «La materia no existe». Es sobre mi admirado Mario Levrero y su Caza de conejos.

Durante décadas, Levrero fue un autor secreto, de los que circulan en libros prestados y fotocopias. «De culto», se dice también, aunque esa denominación se usa cada vez más para hablar de figuras que tienen un «nicho» rentable de mercado y que permiten la comercialización intensa de su obra, aunque sea a pequeña escala. Pero ese fenómeno sucede únicamente con famosos del norte global (un ejemplo querido es el gran Edward Gorey). El culto de los autores del tercer mundo es otro: sordo, rencoroso y condenado al fracaso casi siempre. Qué bueno que Levrero se está escapando de ese destino.

Personaje sin personaje

Porque aquello que somos deja una huella en el mundo.

Más ejercicios de #escritura en este sitio, en el archivo de Las Historias en o mi cuenta de Twitter